BEING ONE Fórum Madrid (Mi experiencia)

Hace mucho tiempo que no me daba esta resaca creativa como le llamo, me parece que producto del emborrachamiento espiritual vivido. A dos semanas de haberse celebrado el evento de desarrollo personal más grande que se hubiera “organizado” en Europa, yo siento que necesite mucho tiempo para procesar esta experiencia. Cada día, mi mente pospuso con actividades, de aparente mayor importancia que este post. Muchos me preguntaban por el evento, y sé que algunos están esperando mi opinión. Pues aquí va, es mucho lo que hay que contar, luego de tres días de experiencias y vivencias extraordinarias.

Lo escribiré desde mi visión personal, porque estuve allí, no me lo han contado, ni lo he visto solo en un video; Les contare desde mi apreciación de sensaciones, intuiciones e ideas. Además que como llevo contando en mis redes sociales, es un evento que me hacía y me sigue haciendo mucha ilusión. Para comenzar quiero proponerte que comiences la lectura de la misma forma en que comenzó el Being One Forum en Madrid, en el video que te dejo en el enlace, te invito a escuchar a Ricardo Andrés Tomás, pianista, creador de un extraordinario proyecto llamado “Flowpiano”, que nos acerca a la música consciente, es que cuando el proceso creativo sucede de la mano de un proceso vital de autoconocimiento y observación de la vida se crea musicalmente desde un nuevo espacio.

Al conocer este evento, aparte de la emoción de ver a alguno de mis autores favoritos, en especial Neale Donald Walsch, quien desde que vi su imagen en cartel, fue el estímulo para que comprase mi entrada. Como siempre hago, no me pregunte el cómo asistiría al evento, de una vez dije yo iré, allí, marque la intención de mi deseo como siempre les comento y lo solté; desde ese mes de noviembre, fue hasta febrero que todo fluyo para comprar mi entrada, no exactamente la que quería, pero ahora que paso el evento, entiendo que era la que necesitaba, ¿Para qué? Para vivir la experiencia que yo quería vivir. Recuerdo que en mi agenda reserve la fecha y marque mi intención, la cual escribí, algo así como: “Deseo pasarla bien, conocer personas maravillosas, que sumen a mis logros. Y obtener inspiración de los conferencistas”.

El resultado no lo podía saber, pero si crear el que esperaba. No podía ser diferente, cuando siempre les digo que la mejor forma de tomar la responsabilidad de nuestros resultados, es estar atentos y conscientes a como estamos vibrando en cada instante. BeingOne para mí, comenzó semanas antes, desde que se creó el grupo de Facebook del evento; por alguna razón, hubo personas que sincronizamos y decidimos quedar para conocernos en una cena el día viernes 12. Cuanto más se acercaba el evento, mayor se hacia la emoción, por lo que algunos quedamos para un primer encuentro, el jueves antes. Donde cual fue la sorpresa, que se iniciaba una experiencia de almas que parecían conocerse desde siempre, y al que nuestros cuerpos respondieron con mucho amor y alegría. Lo mismo ocurrió cuando todo el grupo nos encontramos para cenar el día viernes. Muchas historias, anécdotas, complicidad, pero de aquella que solo consigues en amistades de muchos años, y sin embargo allí estaban unas 25 almas disfrutando de su reencuentro. Gracias chicos, por regalarme el significado del amor incondicional.

Aunque he leído comentarios cargados de fuertes críticas, quejas, enfado y decepción por la forma en que fue llevada la “organización” del evento, debo decir que para mí ha sido una experiencia única, cargada de abundantes emociones, con el encuentro más cercano, inmersión total en el desarrollo personal, que haya tenido alguna vez. Pero que en esta oportunidad por alguna razón y a pesar de la crisis y caos que se generó, yo disfrute. Y no por tonta, ciega, sorda o muda… para con la organización, porque si es verdad que he ido a otros eventos que por menos de eso, me hubiera puesto del lado de la queja, pero es que aquí ni me provocaba. Puede ser que la practica que hice de los 21 días sin quejas, diera su resultado.

El viernes 12, inicio el evento, hubo una larga fila de espera para entrar al recinto, al llegar un par de horas antes de comenzar, me encuentro que estaba muy lejos de la entrada, y sin embargo me relaje y fluí. De inmediato entable conversación con un chico súper majo que venía a Madrid desde Vittoria, únicamente para disfrutar del evento el día viernes, no habían pasado ni 30 minutos, cuando una amiga me llama y me pregunta que si estaba en el evento, yo no tenía ni idea de que estaría ella allí, y me dice: “Vente delante, que tengo un lugar para ti”, ella estaba sola y había avisado a las personas de la fila que esperaba a alguien, yo me rió siempre de la forma en que el universo gestiona. Gracias Erika por pensar en mí.

Tuve tiempo de saludar a muchas personas conocidas en la fila, que de no haber demorado tanto no habría tenido la oportunidad, porque muchos estábamos sentados en lugares diferentes. Llego el momento de entrar y claro lo hice rápidamente, emocionada con mi amiga Lolin, que venía desde Barcelona; luego de registrarnos y ubicarnos en una zona tranquila, nos relajamos para poder disfrutar el evento, a pesar de las dificultades que se estaban viviendo producto del cambio de lugar del Fórum. Yo recién en el mes de marzo, tuve la oportunidad de organizar un evento, claro a muchísima menor escala de lo que este representaba, sin embargo allí estábamos nosotras como tomando nota de cosas que mejorar. La verdad es que de nada sirve criticar, si no estás dispuesto hacerlo mejor. Yo podía sentirme reflejada, porque organizar eventos, conlleva muchísimas horas, días, meses de planificación.

being-one-forum-el-foro-para-descubrir-quian-eres-y-tu-relacian-con-el-universo_vanessardem

Fue así como comenzó el evento, con una apertura algo caótica producto de nervios y emociones mal gestionados, que luego maravillosamente fueron canalizados por Sergi Torres, conferencista español, al que hasta ese momento no conocía, pero que se ganó mi total y completa admiración. Sin embargo, dejare para post siguientes, el detalle de cada uno de los magníficos autores con los que compartí, desde el escenario, en la plaza o detrás del escenario, pues hasta allá también me llevo la sincronicidad de mis deseos.

Llegada la hora del almuerzo, mientras algunos se quejaban de que no habían los puestos de comida, mis compañeras y yo ya teníamos comida para picar, y en mi bolso había de todo, pues quienes me conocen, saben que siempre ando preparada. Sin embargo, otros amigos que viven en Leganés me invitaron a almorzar, a un restaurant bello, con comida deliciosa, y una compañía que  estuvo fenomenal. Gracias Estela y gracias Raúl, que además de todo, invitaste a Rafael mi esposo, a acompañarte como prensa y sé que el encontró una profunda conexión en el evento, con el lente en la actividad que le toco desempeñar; él está escribiendo su post, de seguro lo tendremos en su web EmprendimientoCuantico.com.

Hay muchos más detalles ya en las redes que cuentan lo ocurrido a lo largo de los 3 días; algunos desde el sufrimiento y otros desde el amor, si al final en este mundo dual así somos los seres humanos viviendo en 3D. El día viernes transcurrió para muchos en un estado enorme de quejas y reclamos; por lo que no fue tan extraño el panorama del día sábado. Recuerdo llegar y encontrar las puertas cerradas, y muchas más personas en fila que el día anterior. Sin embargo, era tan bueno el rollo, que uno se movía de un lado a otro para hablar, compartir y disfrutar el momento. Sin embargo, lo que ocurriría después era lo que unos pocos querían, pero la gran mayoría no esperaba. Se comenzó a correr la voz de que el evento se cancelaba. Lo irónico, es que nadie se quería mover de su lugar hasta tener una explicación.

Transcurridas 2 horas de espera y ante la más bella respuesta de calma, positivismo, paciencia y amor de las personas a las que se les comunicaba, que se suspendía el evento por el que habían pagado. Hubo un Big Bang de emociones, ante una larga ausencia de respuestas y explicaciones, la incertidumbre y el malestar no se hicieron esperar. Yo fui parte de todo ello, porque estaba allí, con una profunda esperanza de que el evento siguiera adelante, porque días atrás había tenido la oportunidad de entrevistar a Antonio Moll, y sabía toda el alma que le habían puesto para que el evento saliese adelante.

De igual forma, la experiencia  fue para los conferencistas, algunos no sabían lo que ocurría, personas de renombre internacional que se solidarizaron con los asistentes y se acercaron a dar la cara al exterior de la plaza, donde nos encontrábamos. Se integraron en la multitud como uno más de nosotros, dispuestos inclusive algunos a dar sus conferencias en medio de un escenario totalmente improvisado. Quien no lo vivió lo juzga, pero yo lo disfrute. Para mí era como estar compartiendo de la mano con los Rolling Stone, pero del desarrollo personal. Con esa misma intensidad de un fans que desea ver a su artista favorito, con la única diferencia, que aquí había tal cordura, que daba espacio perfecto ante 3000 personas allí reunidas, a que quien lo quisiera pasara a tomarse una foto, abrazarle y expresarle la gratitud, de ese libro, esa frase o ese mensaje que a muchos nos ha cambiado la vida.

Muchas personas decidieron marcharse, otros, que me atrevo a decir, la mayoría decidimos quedamos a experimentar ese torbellino tan maravilloso de amor que se estaba viviendo. Yo solo Agradezco que lo viví junto apersonas muy cercanas, para comentarlo y poder contrastar que no soñé, ni imagine, aquello que mi corazón experimentaba; hasta el punto que se consiguió incluso con falta de dinero por parte de los “organizadores” del Being One Forum reanudar el evento, tras 4 horas de espera paciente en el exterior con bienestar, positivismo y enfoque en el sentir de los conferenciantes y asistentes. La paciencia incluso de aquellos que se preguntaban qué va a pasar con su dinero. Se imaginan gente que ha pagado, que se le cierran las puertas al evento, que no tiene información, que se centra en estar bien y están fuera aplaudiendo y coreando mientras escuchan algunas palabras de conferenciantes: Somos Uno, Somos Uno, Somos Uno. Y que no solo de palabra, sino que se tomaron acciones en conjunto. Como algunos que se fueron de voluntarios, más apoyos, recaudación de dinero para pagar lo que faltaba.

En fin, se demostró mucha comprensión con Antonio Moll, organizador principal del evento, y aunque entre los asistentes hubo una tensa expresión calmada de alguna frustración, tras las explicaciones, de una persona que seguía manifestando su deseo de que Being One se pudiera seguir celebrando, para que incluso algunos ponentes nos aporten conferencias que podamos ver a través de Internet como se ha comprometido Alex Rovira, y que los organizadores puedan asumir su responsabilidad con los asistentes en la forma más beneficiosa para todos.




En mi entrevista a Antonio Moll le escuché decir que los conferenciantes eran importantes porque podían transmitir una frase o palabra inspiradora que podría ayudar a alguien, pero que también iba a ser importante las conversaciones con la misma gente congregada, y se quedó corto. No podía imaginar las experiencias tan profundas y potentes que se iban a desarrollar atravesando todos los problemas que se extendieron como la pólvora. En esta mezcolanza de odios, ira, acusaciones… pero también compresión, empatía, paz y mucho amor, ha surgido una sinergia sin igual que muchos la siguen interiorizando y sintiendo. Y es que el amor es luz, y al final, la oscuridad, que parecía ser tan brutal, se va difuminando.

Quiero dejar claro, que no eximo al equipo organizador de su responsabilidad como garantes del evento, es lógico que haya reclamaciones escritas y que vaya a haber denuncias. Que entiendo su frustración y decepción por lo ocurrido; que están en todo su derecho de sentirse como se sienten y que les respeto, sin juicio alguno. Lo cual, desearía de corazón también pudieran sentir para aquellos que decidimos quedarnos y disfrutar la experiencia sin quejas, ni reclamos. Cada quien tomo su decisión, a muchos nos ayuda para atar los lazos comunes y centrarnos más en aquello que nos une, que en lo que nos separa, y que estoy segura que cada persona que compro su entrada, deseaba vivir una experiencia que lo acercase más al bienestar personal.

Yo me siento feliz por mí, porque a pesar de la experiencia fui parte de quien entendió, no juzgo, tuve dudas si, pero aposte por lanzarme al sentir del momento, de ese presente, que me decía, “vive sin expectativas, y abre tu corazón al encuentro que deseas”, estoy segura que al igual que lo dijo Anita Moorjani, autora del libro “Morir para ser yo”: “Si el evento hubiera sido tan perfecto como esperaban, no habríamos tenido la oportunidad de acercarnos y expresar tanto amor”. Cada quien, tiene su manera de conectar al compromiso, en el trabajo que transforma nuestra vida.

De tal forma fue la magia de la transformación que ocurrió el día sábado, que el Domingo todo lo que no había funcionado en los dos días anteriores, marcho perfecto. Casí todo corregido, con tranquilidad en cada uno de los potentes conferencista, que cada uno por si solo era experimentar una altísima vibración que resonaba en cada uno de los asistentes, y ni hablar de lo que sentí cando llegando al evento, ya para ubicar mi asiento me encuentro con Neale D. Walsch, es que llore de la emoción, no me lo podía creer; los invito a mi Instagram para que vean el video cuando me saluda, simplemente extraordinario.

Lo mejor es que en los siguientes artículos compartiré más sobre mi experiencia en el evento, visto por lo que sentí y me aporto cada autor en sus conferencias, ya que hasta el que menos sentía interés por no conocerle suficiente, hicieron valiosos aportes a inspirar la paz, felicidad, la abundancia y el bienestar que llevo dentro. Y cierro con una frase que me enseño mi hijo de 8 años de Ghandi: “El mundo está feliz, si yo soy feliz”.

Gracias a ti que me lees, también me gustaría leerte en los comentarios.

Siempre con amor incondicional,

VanessaRdeM

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú

BEING ONE Fórum Madrid (Mi experiencia)

by Vanessa Rivas Tiempo de lectura 10 min
0