La Meditación. Experiencia del Ser

Continuamente nos estamos debatiendo con más de 60.000 pensamientos al día, que en su mayoría son repetidos o negativos. Y al pasar mayor tiempo preocupados, la pregunta es, ¿Cómo se siente mi cuerpo? Porque como dice Don Miguel Ruiz, autor del libro “Los cuatro acuerdos”: “Cuando la mente se resiste intensamente, el cuerpo emocional paga el precio”. Aquello a lo que nos resistimos, definitivamente persiste en nuestras vidas. Es por ello que en la meditación encuentro la forma para que mi mente aquiete los pensamientos, llevándome a encuentros placenteros de paz en un completo existir en el presente. Pero,  ¿es la meditación una moda o parte de un nuevo estilo de vida?

Esta respuesta es muy subjetiva según la razón que tenga cada persona para realizarla, en lo personal llevo más de 20 años practicando algún tipo de meditación, desde la guiada, hasta las que realizo sola en casa o donde me encuentre. Sin embargo, no por ello me considero una experta, por el contrario sigo practicando las formas de ponerle algo de pausa al agitado ritmo de vida, de llegar a esa presencia del ser, presente en la no mente; lo cual me ha dado maravillosos resultados.

En la actualidad, la gran mayoría de los sistemas de desarrollo personal la han incluido como parte de sus estrategias, ya que ayuda a que los practicantes centren su atención en el presente, viviendo la experiencia de ser más conscientes de los pensamientos, como un dialogo con la mente, pero en silencio con mucha aceptación y amor. Meditar significa, hacer silencio en medio del ruido, viviendo por un instante sin juicios, ni quejas. Es un gran entrenamiento de la mente, para conseguir la paz, la calma y la tranquilidad. Meditar es vivir aquí y ahora, mover nuestra mente al presente, porque solo este existe. El pasado son recuerdos en la memoria, el futuro pura especulación.




Cuando meditamos, estamos retando a nuestra mente, a que salga de la zona de confort, de su supervivencia, de todo aquello que agobia el día a día. Cuando se medita, se está reprogramando a la mente para que deje de ser todo aquello que no se es, y así poder ser uno mismo, en esencia lo real. Mientras más se mejore la habilidad para dirigir nuestros pensamientos, mejor será la capacidad para crear la realidad que deseemos vivir. Y para esto la meditación es la estrategia ideal.

En lo personal me gusta mucho la experiencia de meditar en grupo, esa potencia de energía maximiza la sensación de paz y amor en mi ser. Suelo usar varias tipos en la semana, pero una siempre me acompaña a diario y es la que consigo active más rápido mi consciencia, es la que aprendí con Suzanne Powell en su curso Zen. Las guiadas del Chopra Center también las tengo a la mano. Sin embargo últimamente los autores en sus libros ya van recomendando su propia meditación, como ha ocurrido con la meditación para hacerse presente de Eckhart Tolle en la que decides activamente redirigir tus pensamientos, la puedes encontrar en Youtube. O la de Joe Dispenza, de su libro Deja de ser tú, que nos explica que cuando hay sintonía entre el pensar y sentir, es cuando se genera un campo electromagnético propicio para el desarrollo del potencial. Y por supuesto mis favoritas de Abraham-Hicks, que tambien las pueden encontrar en YouTube. Click aquí

Si nunca has meditado, te dejo este enlace con tips para introducir tu vida a la meditación.

Se puede meditar de diferentes formas, estar en estado contemplativo unos minutos con consciencia en la respiración, eso es meditar; también lo es cuando oramos, hay quienes dicen que al orar le hablamos a Dios o el Ser superior en quien creas, y al meditar este nos habla a nosotros. Existen muchos tipos de meditación, por lo cual recomiendo que vayan probando hasta encontrar el que más les guste y haga sentir bien; no haces nada en particular, simplemente te dejas fluir con plena consciencia en tu experiencia del momento, siempre sin juzgar, ni discriminar.

En la meditación conseguimos magníficos beneficios como:

  1. Nos permite salir de cualquier circunstancia que atravesamos, sin ser víctima de ellas.
  2. Ayuda a mejorar el enfoque y la concentración de nuestra mente.
  3. Concentración de la energía vital.
  4. Aprender a convivir de una manera más ágil, con las situaciones negativas
  5. Orienta nuestros pensamientos y sentimientos hacia cosas más positivas
  6. Abre nuestra mente al amor, la libertad y la creatividad
  7. Calma dolencias causadas por la tensión, ya que la disminuye.
  8. Fortalece el sistema inmunológico.
  9. Mejora la percepción a través de los sentidos.
  10. Genera más confianza en sí mismo.
  11. Optimización del funcionamiento cerebral
  12. Mejora la autoimagen, desarrollando más personalidad.

Es sorprendente, todo lo que se puede conseguir, con tan solo 15 minutos de estar sentado sin hacer nada. En estos tiempos, en los cuales se nos ha condicionado a pensar que la única forma de conseguir mejorar nuestra calidad de vida, es luchando y trabajando duro, oasioando ritmos acelerados y altos niveles de estrés, ansiedad y depresión. Es un acuerdo ante lo que “es”, más que tratar de controlar el modo en que las cosas “deberían ser”.

Para obtener estos resultados no es necesario convertirse en monje o irse a una montaña, un poco de disciplina es suficiente para lograr reentrenar nuestra mente y una mejora en el nivel de felicidad. Es una materia nueva, que no la conseguimos en los sistemas educativos actuales, pero que debemos aprender para tener una visión más correcta del mundo y de nuestras relaciones humanas.

Te invito a estar atento en mi calendario de actividades, para cuando desees animarte y asistir a una de las sesiones de meditación guiada que organiza la asociación con la que colaboro. Sigueles en Facebook como AMCO o Aso Manantial de Corazones.

Siempre desde el amor,

VanessaRdeM.

Deja un comentario

Cerrar menú

La Meditación. Experiencia del Ser

by Vanessa Rivas Tiempo de lectura 4 min
0