Re-Conocer nuestras emociones

Hablar de las emociones parece más sencillo, pero reconocer nuestras emociones y cómo nos sentimos, no lo es tanto. En teoría, todos sabemos cuándo estamos tristes, alegres, cuando sentimos miedo, ira o pena. Sin embargo, no siempre es así, por el contrario, muchos de nosotros no sabemos identificar cómo nos sentimos en cada momento respecto a una situación determinada, ni cuál es el papel que está jugando esa emoción que sentimos, muchísimo menos la reacción físico – química que se desencadena en todo nuestro cuerpo.

En alguna ocasión me hice la siguiente pregunta: ¿Pueden medirse las emociones?, pues al parecer si, y algunos científicos las han identificado con colores, lo que han llamado “psicología del color”, anteriormente era difícil de explicar, pero ya no, y no es un asunto de lectura de auras, es ciencia pura que aún está en un territorio nuevo. Por ejemplo, en el neuromarketing, existen varias técnicas para medir las emociones de los consumidores, ¿Cómo lo hacen? Midiendo la actividad cerebral a través de distintas herramientas como la electroencefalografía, la resonancia mágnetica funcional, la magnetoencefalografía, mediciones de respuesta gálvanicas, entre tantas otras técnicas existentes que son utilizadas y que nos dan acceso a los misteriosos detalles de las emociones humanas, son herramientas con las que podemos separar, especificar y cuantificar nuestras emociones. ¿Sorprendente, cierto?

DelReves_VanessaRdeMOtra manera sencilla de explicarlo es mediante la película animada de Pixar y Disney  “Del Revés” o “Inside out”, su nombre original, la cual recomiendo ver, es una película de niños pensada para adultos.  Allí veremos a las cinco emociones básicas (alegría, tristeza, ira, miedo y desagrado) cada una con un color característico y que gobiernan el comportamiento de la protagonista, Riley, desde una sala de mandos que se encuentra en su cerebro. La película explica magistralmente el papel de las emociones en nuestra vida, nos ayuda a comprender los distintos procesos que ocurren en nuestro cuerpo cada vez que nos invade un sentimiento, cuál es su origen y sus consecuencias; todas estas incógnitas fueron resueltas acertadamente en la película, para la que contaron con la ayuda de un especialista en neuropsicología, quien enfatizó en el reflejo que tienen las relaciones humanas en las relaciones interpersonales, siendo estas significativamente moderadas por ellas.

Todo esto nos revela cómo y porqué reaccionamos de diferentes maneras. Es importante que sepas, que son seis y no cinco las emociones principales que experimentamos, solo que en la película no incluyeron a la sorpresa, la sexta emoción, supongo que ha sido debido a que es una emoción que dura muy poco, y que da paso muy rápidamente a las demás emociones principales (alegría, tristeza, miedo, rabia y desagrado). La sorpresa sirve para orientar la atención, y cuando la atención está puesta en el estímulo, la sorpresa deja paso a las demás emociones, por lo tanto, es normal que hayan prescindido de ese personaje.

Las emociones como tal son innatas, los estados emocionales son causados por la liberación de hormonas y neurotransmisores, que luego convierten estas emociones en sentimientos. Cada una es valiosa, ya que ofrecen una recompensa, siempre y cuando seamos capaces de hacerles frente de manera efectiva. Al conocer y saber manejar nuestras emociones, podremos aprender mucho sobre nosotros mismos y sobre nuestras necesidades, porque nos ayudan a conectar con los demás y a conseguir grandes logros, por ejemplo, se ha comprobado que las personas que saben manejar correctamente emociones están libres de estrés y se permiten gozar de sistemas inmunes sanos, no se enferman con tanta frecuencia, y tienen relaciones mucho más saludables.

Actualmente existen diversas ramas científicas que estudian el impacto de las emociones en  nuestra vida y sus efectos en nuestro cuerpo; he tenido la oportunidad de conocer algunas como la epigenética, que es el estudio de las emociones y que nos enseña cómo estas afectan directamente la estructura de nuestro ADN, el cual a la vez forma directamente el mundo físico que experimentamos todos los días, este punto definitivamente lo ampliaré en el post de la próxima semana.




También encontramos la neurociencia, la cual estudia la estructura, función y desarrollo de la bioquímica, farmacología y la patología del sistema nervioso, lo que da lugar a las bases biológicas de la conducta, combinadas la neurociencia y la psicología, se crea la neurociencia cognitiva, la cual nos abre un mundo fascinante en el que el principal protagonista es el cerebro. A medida que podamos descubrir y conocer nuestro cerebro, podremos reconocer nuestras emociones y hallar nuevas respuestas en relación a cómo nos sentimos para así poder dirigirlas en beneficio de nuestro bienestar, evitando segregar hormonas dañinas para nuestro cuerpo como el cortisol, que es la sustancia que se genera cuando estamos sobrecargados de estrés, y que así podamos sustituirlas por hormonas que nos generen felicidad y bienestar como la serotonina.

Por último quiero mencionarles la Bioneuroemoción®, que es un método de consulta humanista que estudia el impacto de las emociones en nuestro cuerpo y el funcionamiento de nuestro inconsciente. Dicho método sostiene una visión holística e integral de nuestro entorno, en el que todo está interconectado. Dado los casos que llegan a mi consulta, y los que observo en mis formaciones de CRP aquí en Madrid, estos temas me han ido interesando cada día más, sobre todo porque ya lo he practicado a nivel personal con resultados bastantes satisfactorios.

Si reconocemos nuestras emociones, cosas maravillosas comienzan a suceder, esto se los puedo garantizar. Si estamos más atentos a esa especie de GPS humano, tal como les mencionaba en el artículo de Despierta tu guía interior, tendremos la posibilidad de comprender que nuestro bienestar, tranquilidad o paz mental, es lo único que ha de importarnos y debemos enfocarnos en conseguirla. Poco a poco, con tiempo y práctica, te convertirás en un experto conocedor de tus propias emociones. Valdrá la pena el conocerte y re-conocerte.

Cuéntame tus impresiones, ¿Cómo te va a ti con tus emociones? ¿Están bajo control o te generan estrés cuando se desbordan y no te resulta posible controlarlas? Si ya has leído mis otros artículos sobre todo el de somos seres vibratorios, entenderás porqué le doy tanta importancia a las emociones y sus resultados.  Me encantaría leerte, y recuerda, si crees que puedo ayudarte en algo, apúntate a una primera sesión de coaching y hablemos.

Con amor y un gran deseo de que tu vida sea cada día mejor.                             

Tu Coach VanessaRdeM

Deja un comentario

Cerrar menú

Re-Conocer nuestras emociones

by Vanessa Rivas Tiempo de lectura 5 min
0