Señales en el camino

¿Qué tan consientes estás de las señales del día a día?

Si, señales. Porque cada vez que tienes algún pensamiento de algo que deseas y te enfocas poco más de 90 segundos en el, este toma fuerza en tu vibracion, y ya sea que te guste o no lo que estás pensando, atraerás a tu vida algunas señales de manifestación de lo pensado.

Cuando estoy pasando por alguna situación, ya sea que la haya atraído conscientemente o no, he aprendido a estar muy atenta a las señales, lo que yo llamo mis respuestas directas no tan directas, me pasa muchísimo que puedo estar leyendo un libro, revisando algún material para mis formaciones, hasta en una canción o cómo me ha ocurrido hoy en un mensaje de Whatsapp, allí está, llega mi respuesta que me hace entender alguna situación que me tenía inquieta.

Leyendo unos mensajes hoy me topé con uno que me hizo detenerme y pensar, de un amigo y homólogo Trainer CRP Omar Acosta, lo copio tal cual en el post para luego contarles cuál fue mi señal.

“Buenísimos días mi gente, llega un momento en la vida en que debemos hacer una pausa para ver por un momento donde estamos y saber si vamos en la dirección correcta, si estamos donde realmente nos gusta y desearíamos estar. Esto nos permite tomar conciencia en pro de llegar al punto donde realmente nos sentiremos satisfechos y realizados personal y profesionalmente hablando. Enfoquemos nuestra atención (de verdad) en todo aquello que nos gusta y nos causa felicidad, dejemos de lado toda perturbación que no nos permite avanzar o por lo menos restemosle nuestra atención. La vida poco a poco nos va dando señales inequívocas de cuales decisiones son las más convenientes y cuales personas aportan valor agregado y cuales se convierten en un peso o en una carga desgastante. A medida que nos ocupemos más de nosotros mismos sin depender emocionalmente de las acciones o actitudes de otras personas, mas fácil se hace el camino hacia esa felicidad y tranquilidad que tanto anhelamos, los cambios siempre deben ser para mejorar y eso implica una serie de decisiones y actitudes que dependen única y exclusivamente de nosotros, aceptemos y reconozcamos nuestras virtudes y nuestro SER constantemente, pero también permitamos a los demás SER como son, tomando en cuenta que eso no implica estar de acuerdo y mucho menos congeniar con ellos, somos libres de decidir quiénes formarán o no parte de nuestras vidas, así como de decidir qué situación es conveniente o no para nosotros… Feliz día mi gente?✌????”




La respuesta que percibo, es que: voy a encontrar la calma y silencio, así como la satisfacción general de lo que estoy viviendo, en total estado de bienestar, fluyendo en mi pensamiento, asimilando todo lo que deseo. Es una práctica de la realidad, del presente, donde a pesar de que la tendencia sea enfocarse en la mancha en la camisa y no en que el resto está limpia y observar que quien la viste le queda bien, o ver la flor marchita, cuando a su alrededor hay muchas otras relucientes. La opción de a qué decidimos prestarle atención es nuestra.

Entendiendo que desde lo que no quiero nace el deseo de lo que quiero, y mi felicidad depende de lo que sea capaz de ser.  Tomando conciencia de que en el momento que se experimenta lo que no quiero es una oportunidad clara de conocer lo que sí quiero, ya que todo aquello que atraemos a nuestra vida nos guste o no parte de un pensamiento, lo que nos permite estar en un estado de constante expansión y un camino de felicidad.

Solo estando presente en el presente podemos estar más atento a la señales en este maravilloso camino que recorreremos llamado vida. Si te gusto compártelo, y te invito a leer también

Lo que piensas influye en tu realidad 

Deja un comentario

Cerrar menú

Señales en el camino

by Vanessa Rivas Tiempo de lectura 3 min
0